5 Consejos para escribir un buen cortometraje

Seguramente estás emocionado por filmar tu primer (o tu siguiente, según sea el caso) cortometraje,  mueres de ganas por tomar tu cámara y salir junto a tu crew a levantar ese proyecto que te emociona, probablemente ya rompiste la alcancía o asaltaste a tus padres, amigos y familiares para fondear ese pequeño trozo de película que anhelas hacer por sobre todas las cosas.

No es para menos, hacer un cortometraje es un gran ejercicio, es una manera de hacer músculo como cineasta y mostrar tu talento para en el futuro, conseguir filmar cosas más grandes. Es muy común que pongamos mucho esfuerzo en la calidad visual y sonora de nuestro trabajo y, desgraciadamente, también es común que por las ganas de filmar, olvidemos lo más importante: contar una buena historia.

Por eso preparé estos consejos que te pueden ayudar a contar una mejor historia para cortometraje:

1)     Siempre toma en cuenta el tiempo

A pesar de ser una “regla” de guion, la premisa de: “Una cuartilla equivale a un minuto”, no siempre aplica, si te extiendes demasiado en la historia probablemente termines con un cortometraje demasiado largo, escribe una historia sencilla y llena de significado, es más satisfactorio para el público y te vas a ahorrar muchos corajes recortando escenas en edición. Ponte como meta escribir un guion de no más de 10 páginas, si te tomas tu tiempo al momento de filmar, puedes terminar con un cortometraje de 15 o 20 minutos.

2)     No confundas sencillez con superficialidad

Trata de construir una premisa sencilla y poderosa, la profundidad del proyecto radica en el tema de la historia, no en las múltiples capas de tus personajes ni en las vueltas de tuerca del guion, como no tienes tiempo, abrir muchas interrogantes y no cerrarlas o, peor aún, cerrarlas torpemente, arruinará la experiencia del espectador.

3)     Personajes extremos en situaciones extremas

Es un gran truco para enganchar al espectador de un solo golpe y construir una situación interesante para desarrollar tu historia. Un ejemplo: “Un sacerdote en un table dance”, te puede gustar o no la idea, pero si vemos a un personaje como ese en un lugar así, sabemos inmediatamente que ahí hay una historia y queremos verla.

4)     Describe sólo lo importante

Cuando estamos empezando a hacer cine, es muy común querer describir en el guion la película exactamente como la vemos en nuestra mente, desgraciadamente eso hace más tediosa la lectura y esconde lo que realmente importa, las acciones que demuestran el carácter de nuestros personajes y el tema de nuestra historia. Se breve en tus descripciones, tus actores, tu crew y tu película te lo van a agradecer.

5)     Gana por knockout

Si comparamos el cine con el box, podremos entender la diferencia entre un largometraje y un corto, el primero se gana por decisión unánime, es decir, en un mayor número de asaltos los peleadores (cineastas) tienen tiempo de mostrar sus mejores golpes y fuerza física y, en el segundo, se gana por knockout, si pones la vuelta de tuerca al final de la pelea (historia), habrás conseguido la victoria.

El último consejo que te puedo dar es: Tallerea tu guion, busca las opiniones de tus maestros o compañeros, ve qué funciona y qué no, si se ríen, si lloran, si sienten un escalofrío al terminar de leer tu historia (dependiendo el caso), sabes que ya está lista para ser filmada.

Sígueme en twitter:

@MalbertoromanM