Cómo escribir un argumento

Un argumento cinematográfico, sea de corto o largometraje, es el desarrollo de las secuencias más relevantes que integrarán el guion.

Aquí, ocho tips para escribir tu argumento.

  1. Escríbelo en tiempo presente. La escritura en tiempo presente da la sensación de que lo que se está leyendo está sucediendo delante de nuestros ojos, como si lo vieras en una pantalla.
  2. Cuenta la historia de principio a fin. No importa si el guion tendrá una estructura temporal no lineal. Para efectos de claridad del argumento es mejor definir dónde empieza y dónde termina la historia.
  3. No incluyas diálogos. Es tentador recurrir a un diálogo contundente o punch line para cerrar un párrafo o secuencia, pero eso es un recurso que busca más la espectacularidad que la tensión dramática. Es mejor que el gancho dramático con el que concluye una secuencia provenga de una acción, no de un diálogo.

También te puede interesar: Hacer una película es lo mismo que hacer un pastel. 

  1. Describe acciones. Trata de narrar las acciones que empujan la historia, las que motivan los cambios en la trama. No te detengas en descripciones de ambientes ni de objetos.
  2. Cuenta la historia en su totalidad. Incluye lo esencial, esos puntos que si los quitas sería imposible contar la historia. Esos puntos se llaman puntos dramáticos. No dejes fuera el final.

 

  1. Sé concis@. Si una secuencia no es fundamental para la narración de la historia, por más increíble que sea, no la incluyas. En el guion podrás darte vuelo.
  2. No te extiendas demasiado. No hay límite de extensión en los argumentos, aunque lo usual es que sean de entre 10 y 20 páginas. Es un buen número, pues si es más breve queda en el terreno de la sinopsis y si es más largo, corre el riesgo de ser demasiado extenso para quien lo lee.
  3. Escribe, escribe, escribe. Y si te cansas, vuelve a escribir.

Si te gustó este artículo puedes invitarnos un café o dejarnos un comentario.

Por Samuel Sánchez Tual

Sígueme en: @samuelstual