Manual del Artista

Una vez que tomamos la decisión de entrar al mundo del arte, ya sea como pintores, fotógrafos o escritores podemos encontrarnos sin saber cómo empezar, hacia dónde ir, dudamos de nuestra existencia y poderes para poder salir adelante. Este práctico manual no es una guía para darte fama y poder, es una guía para  inspirarte a salir y ponerte a jugar.

  1. Dominar los tres básicos: Aprender a hablar y a escribir, no sólo para poder pedir, sino para poder entendernos a nosotros mismos, lo que queremos y con ello saber comunicarlo a los demás, como por ejemplo al momento de solicitar un apoyo, un patrocinio, redactar reseñas, invitaciones, la presentación de tu proyecto, etc. Aprender a contar, por más que odies los números, es importante entender de costos de producción, tu sueldo; en general conocer tu mercado de trabajo, al final se quiere vivir del arte, entonces aprendamos primero lo que cuesta nuestro trabajo y el de los demás, el como influye en un proyecto económicamente. Aprender a ver, sensibilizarnos con la imagen y sacar provecho del lenguaje visual para diseñar y comunicar nuestras ideas.
  2. Crear un calendario: Así como se tienen objetivos, no valen nada si no te pones a diseñar el camino para llegar a ellos, hay que planear y ejecutar, marcar tiempos y respétarlos. Recuerda que tu día tiene sólo 24 horas y es todo lo que hay, aprovecha tus horas de trabajo tanto como las de ocio y comida.
  3. Conoce otras personas: Además de tu participación activa en las redes sociales, busca conocer y hablar con otras personas, crear relaciones de trabajo o amistad, si nadie conoce tu cara, mucho menos el proyecto en el que estas trabajando.
  4. Apostar: Hay que creer en nuestro proyecto y llevarlo hasta las últimas consecuencias, nunca te lleves un no por respuesta, si esto no, ¿qué sí?
  5. Se inolvidable: Si algo lleva tu nombre, que sea de calidad. Nunca te conformes con entregar algo a medio hacer.
  6. Conoce tus opciones: Investiga tu oficio, las diferentes oportunidades de trabajo que hay y si no las hay, invéntalas. No te quedes esperando a que el trabajo llegue y toque a tu puerta.
  7. Crea comunidad:  Hay que aprender a no ser envidiosos, aprender a compartir las ideas, los conocimientos, apoyar a otro con su proyecto: hoy por ti, mañana por mí.

Puede sonar sencillo, pero al momento de ponerlo en práctica siempre podemos encontrar un sin número de pretextos y malos hábitos, hay que trabajar por lo que creemos y sobre todo encontrar la razones del porque lo hacemos, de otra forma, será mejor dar la vuelta y dejar de engañarnos.

Los artistas que prosperan son los que tienen el corazón en el arte y los pies en la tierra – Felipe Ehrenberg

¡REGÍSTRATE!