Tributo a Moloch por Circe Hernández

El Torneo de Guión Cinematográfico se llevó a cabo del 1 al 29 de julio y Circe Hernández fue una de las contrincantes que no abandonó el ring y soportó los golpes en cada round.   Les compartimos una muestra de su trabajo que la hizo acreedora al Tercer Lugar en esta sangrienta competencia.

Reto 9 de 11: Los directivos de un hospital quedan atónitos después de enterarse que todos los bebés del cunero han sido robados. Diseña al villano de la historia, su plan y las motivaciones detrás del mismo.

Pindar es un anciano muy delgado, de piel extremadamente blanca, canoso y con ojos hundidos, cuya edad podría ser de más de cien años.  Pindar es el líder de las 13 familias gobernantes de los Illuminati, y su nombre significa “Pináculo del dragón”, que podría interpretarse como la cima del poder.

Pindar y los miembros de las familias tienen control principalmente en la economía de diversos países, pero también en la política. Algunos de los integrantes son personas muy influyentes en el arte, la ciencia, la educación y el entretenimiento.

Ellos utilizan la simbología, los números y unos periodos cíclicos que demandan realizar ciertos sacrificios o tributos que se ofrecen a una deidad mesopotámica llamada Moloch asociada a Satanás, que ahora es representada por un búho.  Los ciclos de tributo coinciden con las estaciones del año, así en primavera se dedica a la pornografía y la prostitución o trata de blancas. En verano se dedica al secuestro y sacrificio de infantes, en otoño a la pederastía y en invierno a las adicciones.

Se aproxima el mes de julio y Pindar ha mostrado grandes signos de fatiga y cansancio, además de acrecentar el número de arrugas en su rostro. Sin embargo debe tener fuerza para realizar como cada año el campamento Soto Bohemia en California, donde se reunirán mil miembros, intelectuales e influyentes de todo el mundo.  Sólo para este evento Pindar manda secuestrar 50 bebés recién nacidos, cuya sangre será ofrecida a Moloch para cumplir con el ciclo de verano. Entre los bebés que han desaparecido se encuentra el hijo de Irving, un periodista que ha investigado a los Illuminati durante años y que está desesperado por la indiferencia de las autoridades ante este caso.

Las pistas que ha seguido Irving le permiten tener la ubicación del campamento, donde se mete de contrabando y observa un campo de alrededor de 2 mil hectáreas donde hay cientos de personas con antorchas y capuchas negras.

Al frente se encuentra la estatua gigante de un búho frente a una efigie cubierta con un manto negro.  Pindar aparece al frente cubierto también con capucha negra, se coloca junto a una piedra en forma de pila bautismal y se descubre la cabeza. Los asistentes lo aclaman, alguien le acerca a un bebé, Pindar toma el pequeño cuerpo y lo atraviesa con un cuchillo derramando su sangre sobre la piedra. Pindar entrega el cuerpo a un asistente y parece realizar algún tipo de oración mientras levanta las manos en alto, después toma una copa de vidrio que llena con la sangre que ha quedado en la piedra.

Pindar bebe la sangre y para sorpresa de todos las arrugas en su rostro desaparecen y su cabello se oscurece ligeramente ocultando la gran cantidad de canas que antes tenía.

Irving se queda horrorizado por lo que acaba de presenciar y al emitir un grito es descubierto por unas personas, quienes lo delatan. Un par de hombres de seguridad lo llevan al frente y lo amarran a la efigie cubierta con el manto a la cual, momentos después, le prenden fuego.

Pindar sonríe rebozante de energía, el ciclo se ha cumplido.

Por Circe Hernández 

Circe Yhocelyn Hernández López, 31 años. México. Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo de la UNAM, con especialización en prensa escrita​. Experiencia como reportera en medios impresos y en áreas de comunicación social​ del Gobierno Federal. He participado en cursos, talleres y encuentros de escritura cinematográfica en el CCC, UNAM, Ibero, CCU Tlatelolco, IMCINE; con la asesoría de profesionales como Nadia González, Beatriz Novaro, Elsie Méndez Baillet, Patricio Saiz, Michael Rowe, Guillermo Arriaga, Sindicato del Terror, Syd Field, Michael Hauge y Linda Seger,  entre otros. También he colaborado en la realización de los cortometrajes: “Tinta carmesí”, “La mano del Diablo”, “Limbo”,  “Tradición familiar”, “Driven” y “Proyecto Mortem: Alien”.

Síguenos en: