La vida de un escritor

Cuando nos preguntamos sobre cómo es la vida de un escritor a nuestra mente viene la imagen de un artista melancólico, receptivo a toda emoción, bebiendo café por la mañana y dándole una calada a un cigarro. Viviendo su vida de artista sin ninguna otra preocupación más que la de sentarse a escribir, pero realmente ¿qué tanto de eso es verdad?

En la búsqueda por llevar una carrera como artista podemos querer hacer a un lado todo tipo de obligaciones o eventos que quitan tiempo a nuestro oficio como artistas, incluso nos quejamos de ellas por atentar contra nuestro tiempo creativo, pero es inocente pensar que te puedes liberar de ellas,  son ellas las que alimentan tu experiencia de vida e inspiran tu obra.

También te puede interesar: Convocatorias para cineastas octubre 2018

Si estás interesado en llevar una vida como escritor, concentrate en el proceso, no en el resultado final. El cómo llevas tu día a día, desarrollando y perfeccionando tu oficio, es al final lo que cuenta, es lo que te hace un escritor.

En 2012 Writer’s Digest entrevisto al escritor Erik Larson quien compartió unas recomendaciones sobre cómo sacar el mejor provecho de tu rutina de trabajo, la compartimos ahora contigo:

1. Un buen café: Todo escritor tiene un ritual para empezar su día, para algunos es un café.

2. Más café: Continuas con lo que sea que te mantiene escribiendo.

3. Galletas: Si estas tomando café, seguro necesitas acompañarlo con algo dulce, unas galletas o una concha.  

4. Tener un ritmo: Marca un ritmo o un plan de trabajo con tu escritura. A veces lo mejor es escribir tres horas seguidas sin interrupción y detenerte, pero mañana tienes que vovler a escribir.

5. Saber cuando parar: Dejar las acciones a medio terminar en tanto que te dejen picado con la historia. Seguro estarás ansioso por regresar y terminarlo  al siguiente día.

6. No interrupciones: Elimina todo aquello que sabes te puede distraer.

7. Una actividad recreativa: Una vez que terminas tu trabajo del día, has algo que te lleve a pensar en otra cosa, que aleje tu mente y cuerpo.

8. Una buena librería: Todo aquello que nutra tu curiosidad y tu historia, aquel lugar donde puedes ir si necesitas investigar o no distraerte con el internet.

9. Un lector en quien confiar: Compartir tu trabajo con alguien en quien confíes para darte retroalimentación.

10. Lee: Alimenta tu mente y tu creatividad.

Todo aquello que te mantiene productivo y comprometido con tu trabajo, es parte de ser un escritor, ya sea que escribas por un par de horas al día o sea un trabajo de tiempo completo, eres un escritor desde que te comprometes a poner esas palabras en papel.

Siempre puedes invitarnos un café o dejarnos un comentario. ¿Cómo es tu rutina para escribir?

Síguenos en:

@EscribeCine